A la hora de construirnos una vivienda existen en el mercado gran variedad de sistemas constructivos, pero podemos distinguir dos tipos. Construcción tradicional o construcción prefabricada.
La construcción tradicional abarca desde el principio de la historia del hombre, y evolucinó desde pequeñas estancias formadas por gruesos muros con pequeños huecos hasta la actualidad en donde la construcción como todos los sectores productivos económicos están en constante evolución hacia un mayor grado de tecnificación y sostenibilidad. El confort que se le exige a las viviendas cada vez es mayor , y la huella de carbono en la construcción y posterior uso de las viviendas cada vez tienen magnitudes más exigentes.
La prefabricación, es un proceso constructivo que se implantó masivamente a partir de la segunda mitad del siglo XX después de las trágicas guerras mundiales que asolaron centro Europa. Frente a la necesidad de reconstruir ciudades, se optó en países como Francia o Alemania por construir con sistemas industrializados.
Esta consecuencia de las grandes guerras, junto con la escasa industrialización de España y lenta apertura del exterior hizo que en España los casos de construcción industrializada fueran muy puntuales, aunque en ocasiones con grandes ejemplos de construcción arquitectónica. Con la entrada en Europa de España, y el avance económico de la sociedad, los sistemas industrializados se han ido introduciendo en el mercado, inicialmente por sectores industriales o terciarios, hasta hoy en día, donde la prefabricación cada vez tiene más presencia en la construcción residencial.
Dentro de los sistemas industrializados, existen diferentes tipologías. De acero, de hormigón, modulares, de madera, etc.
En Diseño Modular somos especialistas en viviendas prefabricadas de hormigón armado, mediante sistemas modulares conformados por paneles de hormigón que se fabrican en obra y se transportan a la obra para ser ensamblados.
Construir con muros de hormigón armado prefabricado permite controlar desde la concepción de la casa en la fase de proyecto, todos los elementos necesarios para la construcción, así como unos plazos de ejecución más reducidos.

A continuación presentamos un comparativo de aquellos aspectos que creemos son importantes para los futuros propietarios de la vivienda:

Acortar plazos no solo es más beneficioso para los futuros habitantes, sino que además se reducen riesgos para la salud de los trabajadores al estar menos tiempo la obra abierta, y centralizarse gran parte del trabajo a fábrica, donde se trabaja con entornos más controlados.
Vivimos en una sociedad tecnológica donde se precisan de sistemas productivos más exactos. Cada vez las viviendas habrán de ser más eficaces, respetuosas con el medioambiente y adaptadas al modo de vida actual. Las viviendas cada vez tenderán hacia espacios más amplios e iluminados, orientados estratégicamente para captar la luz solar en invierno y protegerse en verano. Desde hace tiempo la construcción evoluciona hacia las viviendas pasivas (casas con consumo de energía casi nulo) y ya es posible construir viviendas industrializadas con huella de carbono casi nulo, que contribuyen a la red eléctrica el exceso de energía sobrante y con sistemas domóticos que permiten controlar la vivienda a distancia.

Ni que decir tiene que la calidad del resultado final dependerá de los profesionales a los que encarguemos el trabajo.
En Diseño Modular se ofrece garantía al cliente, junto con plazos y precios cerrados. Sea cual sea el tipo de vivienda por el que se decante un equipo de profesionales trabajarán para que el producto final sea la casa deseada por los futuros propietarios.